¿Gimnasio o entrenar por nuestra cuenta? Ser madre y estar en forma es posible

34916-O0MD0P

¿Quién dijo que la operación bikini acababa cuando llegaba el verano? Nada más lejos de la realidad. Si no hemos llegado a tiempo y todavía tenemos unos pequeños michelines o nos acompaña la celulitis, no pasa nada, tenemos dos opciones, o bien lucirlos con dignidad, que para eso son nuestros y forman parte de nuestra belleza, o ponernos manos a la obra y movernos un poco más de lo que lo hacemos.

¿Seguís siendo chicas de gimnasio después de ser madres?

Antes de ser madre yo era una chica de gimnasio. ¿Quiere esto decir que tenía un cuerpo de anuncio? No, porque el deporte y la vida sana ayudan pero no nos van a convertir en modelos. Yo seguiré midiendo 1,60 por mucho que me cuelgue del TRX y tengo el tipo que que me ha tocado (muchas veces miro las revistas cuando hablan del rectángulo, el cono y la pera… creo que se olvidaron de las que no encajamos en nada). Lo que sí puedo afirmar es que mi tripa no era un flan y la celulitis no hacía acto de presencia, que para eso iba todos los días al gym a sudar la camiseta.

En el embarazo entrené lo que pude sin subir demasiado las pulsaciones y sobretodo nadando excepto el último mes, que me dediqué a caminar y caminar y caminar… (conviene recordar que Bú nació en agosto y vivimos en Zaragoza, esa ciudad que decidieron poner cerquita del sol). Ahora que ya ha pasado os diré un secreto, cuanto mejor está tu cuerpo antes del embarazo y cuanto más fuertes estén los abdominales mejor te recuperas, os he descubierto la pólvora, ¿verdad?. De todos modos, no viene mal recordarlo.

Hay mucha controversia sobre los entrenamientos y el deporte en el embarazo, yo creo que es una cosa que se debe hablar con el médico y establecer qué puedes y que no puedes hacer. Si nunca has hecho deporte, el embarazo no es el mejor momento para ponerte a entrenar, y si corres todos los días 20 km, quedarte parada tampoco va a ser bueno porque tu metabolismo está acostumbrado a trabajar a un ritmo intenso. Mi consejo, hablar con el ginecólogo, y mucho mejor si te conoce bien.

En mi caso el problema no fue el embarazo, ni la maternidad, ni la lactancia. Tuve la suerte de quedarme con el mismo peso tras el parto, y, aunque no conseguí volver a mi ritmo de deporte porque me gustaba dedicarle mi tiempo libre al peque, conseguía sacar algo todas las semanas. Confieso que eso no fue suficiente para que mi tripa dejase de temblar como la gelatina, la cesárea fue mucho más fuerte que mis músculos. Después llegó el trabajo nuevo y la locura de viajes y comidas fuera de casa. Esto sí que me venció y me puso 4 kg de más, y encima, las visitas al gimnasio eran dolorosas porque le tenía que quitar minutos a mi familia. Es decir, el deporte, que era mi pequeña válvula de escape se convirtió en otro cargo de conciencia que añadir a mis múltiples cargas.

Hace ya unas semanas que me he puesto manos a la obra. Por mi cumpleaños me regalaron una pulsera que monitoriza la actividad y me lo tomo bastante en serio – ahora mismo tengo un viaje de 4 h de tren y soy la loca que va de vagón a vagón para moverme un poco -. He retomado la dieta que llevaba cuando me quedé embarazada, aunque los días que me toca comidas de trabajo es muy difícil seguirla, intento comer más verde y menos grasa, sé que adelgazaré más despacio pero lo iré consiguiendo. ¿Y con el ejercicio qué hago? De eso exactamente va este post, que siempre me enrollo contando mis cosas.

Existen un montón de blogs que hablan de ejercicio, otro montón de blogs de madres que cuentan ejercicios, así que yo he decidido comentaros que existen diferentes opciones dependiendo de nuestras posibilidades económicas y del tiempo que disponemos:

  1. Un rato de gimnasio para liberar el estrés y volver a casa con una sonrisa y la mente limpia. Sería mi opción preferida si tuviese tiempo. Un buen plan de ataque diseñado por un entrenador personal en el que se incluyan clases y entrenamientos de fuerza para no ir tan encorsetadas con el horario.
  2. Como las ITGirls, con el entrenador personal en casa o en el gym. Lo comento con cachondeo pero es la opción más efectiva, todo depende de la economía. Yo tengo la suerte de tener a mi entrenador Toni, con el que me ejercito en el gimnasio pero luego me prepara series de ejercicios que practico en casa, en los hoteles y en el gimnasio. Como ya he dicho, depende de los presupuestos, te pueden llevar un control nutricional, salir a correr contigo para preparar una maratón y hacerte ser una espartana más.
  3. Libre como el viento. Tú contigo misma, a tu ritmo y donde quieras. Esta es mi opción (aunque también voy al gimnasio cuando puedo y tengo una sesión cada 10 días no mi entrenador personal), si tienes una agenda como la mía, o los peques no te dejan ni un minuto libre, no queda otra que hacer lo que se puede cuando se puede. Cuando estoy en casa, aprovecho después de acostar a Bú. De igual manera no os recomiendo esta opción si sois novatas, y mucho mejor si habéis hecho los ejercicios antes bajo supervisión para que os corrijan los errores.

56424-O8POGW-565¿Y qué cosas se necesitan para entrenar en casa?

Mi madre dice que si sigo yendo a Decathlon vamos a tener que salir de casa, pero la verdad es que tengo lo mínimo para poder hacer sesiones variadas. Mi kit básico de entrenamiento es un step, una colchoneta, una kettlebell o pesa rusa de 10 kg y un TRX (aunque yo por ahora tengo el de Decathlon). Todo esto con una buena sesión de Spotify (elegida por mi querido esposo, que sabe qué música me gusta). Si tuviera más sitio, tendría una bici de cycling y llevo tiempo queriendo comprarme un Bossu para ejercicios en equilibrio. También tengo una balance ball, pero me da más pereza sacarla y la uso mucho menos.

Si cotilleáis por YouTube hay un montón de cuentas con entrenamientos interesantes con estos aparatos. En mi caso, como ya os he dicho, intento aplicar alguno de los circuitos que me prepara Toni. ¿Y cuando viajo? Siempre llevo ropa y zapatillas para entrenar, si el hotel tiene gimnasio, perfecto, y si no, salgo a correr y cuelgo mi TRX en la habitación para hacer un poco de entrenamiento en suspensión. Siempre logro sacar 20 minutos para hacer unas sentadillas, unas flexiones y unas planchas. Mejor poco que nada, es mi lema.

He querido recopilar aquí algunas de las cuentas y los vídeos que yo sigo y que pueden ser útiles para darnos ideas.

https://www.instagram.com/p/BF6S1GoKpfG/

La cuenta de Facebook de TRX Spain suele colgar vídeos muy chulos, como el de arriba, tanto de entrenamientos y nuevos ejercicios como de vídeos que hace la gente por su cuenta.

A todo esto, podéis sumarle una infinidad de apps que hay para los dispositivos móviles, yo uso la de Nike, la de TRX y por supuesto, la famosa Runtastic para los días que salgo a correr.

Y ahora, disculpadme pero me toca moverme por los vagones, que aún me quedan unas cuantas horas de tren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *